Una ciudad de la dimensión industrial de Lucena con una elevada relevancia en el ámbito económico en el centro de Andalucía necesita que uno de los puntos más fuertes de su política económica sea la capacidad de colaboración y de trnsmisión de conocimientos desde los centros de carácter formativo hacia las empresas del territorio.

La información recogida en la fase de diagnóstico del Segundo Plan Estratégico de la ciudad, fruto del estudio de la situación actual, nos ha resaltado las principales deficiencias que posee la ciudad con respecto al ámbito formativo y la importancia que éste posee con respecto al sector económico.

El proyecto Lucena formada, Lucena productiva respecta los cuatro ejes del Plan Estratégico y se convierte en un proyecto importante dado que una ciudad formada es una ciudad que incrementa su capacidad productiva ampliando las posibles estrategias de caráctyer económico que se pueden desarrollar en la localidad.

Por otra parte, el aumento del nivel formativo también tiene una relación directa con la mejora en la integración y equidad entre sus ciudadanos favoreciendo la reducción de desigualdades entre los mismos.

Una ciudadanía formada favorece políticas de gobernanza con una implicación más activa de los ciudadanos. Esto conllevaría la participación de las personas no sólo para lograr sartisfacer sus necesidades, sino también para ser responsables en el buen funcionamiento de la ciudad.

Finalmente, una economía basada en el conocimiento permite llavar a cabo actividades de ámbito productivo basadas en el conocimeinto lo que conlleva un mayor respeto medioambiental en comparación con aquellas actividades basadas en infraestructuras industriales.